Diabetes

diabetes

La diabetes se caracteriza por la elevación del azúcar en la sangre. Es un desorden en la forma en que el cuerpo humano utiliza la glucosa que obtenemos al ingerir los alimentos, produciendo una elevación de los niveles de glucosa en sangre conocida como hiperglucemia.

LA DIABETES SE PUEDE PREVENIR HASTA 10 AÑOS ANTES DE QUE SE MANIFIESTE

Tipos de Diabetes

Diabetes tipo 1: Antes conocida como diabetes juvenil y/o insulino-dependiente. Es un padecimiento de origen autoinmune, esto quiere decir que las células beta, encargadas de producir la insulina, son desconocidas y destruidas por el propio sistema inmunológico (anticuerpos encargados de proteger al cuerpo contra virus, bacterias y enfermedades). Este proceso de autodestrucción es gradual y los síntomas comienzan cuando gran parte de las células ya han sido eliminadas. Se ha logrado identificar que esto puede comenzar varios años antes de que aparezcan los síntomas y se diagnostique a la persona con diabetes. De ser así, se cree que sucede por factores hereditarios y que se manifiesta a partir de un detonante que termina por manifestarse en diabetes, pero aún se desconoce la razón precisa por la cual se presenta este padecimiento.

Diabetes tipo 2: Antes llamada “Del Adulto” o “No Insulino-Dependiente”. Este tipo de diabetes empieza cuando el hígado produce glucosa en exceso y al mismo tiempo los tejidos, principalmente el muscular, disminuyen el aprovechamiento de la insulina, lo cual provoca niveles altos de glucosa en sangre. Otra causa es porque hay un defecto en la utilización de la insulina, se le llama “resistencia a la insulina” o también porque la producción de insulina deja de ser suficiente.

Síntomas de la Diabetes

En el caso de diabetes tipo 1 los síntomas son muy claros, cuando en diabetes tipo 2 se manifiestan, se supone que las alteraciones de glucosa iniciaron 3 o más años antes, por lo que en ambos casos hay que actuar de inmediato y consultar al médico:

  • Sed excesiva
  • Orinar con mucha frecuencia
  • Aumento de apetito
  • Pérdida significativa de peso
  • Visión borrosa
  • Infecciones recurrentes en vías urinarias o vaginales
  • Fatiga
  • Heridas que no sanan
  • Piel muy reseca
  • Sensación de piquetes o adormecimiento en extremidades

¿Qué órgano produce la insulina?

El páncreas es una glándula ubicada detrás del estómago. Entre sus múltiples funciones tiene la tarea de producir insulina, una hormona generada por las células beta que se encuentran ubicadas en los Islotes de Langerhans.

La función de la insulina es que la glucosa entre en las células y se alimenten. En condiciones óptimas, la producción de insulina en el cuerpo depende de la presencia de glucosa en la sangre, de este modo, se activa la producción de insulina.

Factores de riesgo

NO MODIFICABLES:

  • Raza
  • Herencia
  • Edad
  • Nacer pesando más de 4 kg
  • Haber tenido un hijo que pesó mas de 4 kg al nacer

MODIFICABLES:

  • Sobrepeso
  • Obesidad
  • Tabaquismo
  • Presión alta
  • Sedentarismo

Síndrome Metabólico

Al presentar dos o más de estos padecimientos existe el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas y diabetes:

  • Hipertensión
  • Glucosa alta
  • Triglicéridos altos (lípidos): Grasa de origen animal que en elevación provoca problemas cardiovasculares.
  • Exceso de grasa alrededor de la cintura

Diabetes gestacional:

Se presenta durante el embarazo en una mujer que no padecía diabetes anteriormente.

En este caso, también se trata de resistencia a la insulina. Durante el embarazo el organismo sufre cambios hormonales muy intensos y en la diabetes gestacional estas hormonas producen el efecto inverso a la insulina, elevando la glucosa en sangre. La mayoría de las veces esta condición desaparece al finalizar el embarazo, pero existen casos en que la diabetes permanece al no llevar los cuidados adecuados durante la gestación y se considera como diabetes tipo 2.

Producción y Aprovechamiento de la Insulina.

El cuerpo humano necesita energía para cumplir con sus funciones y para poder llevar a cabo nuestras actividades diarias. Esta energía la obtenemos de los alimentos que consumimos.

Mediante la digestión, se degradan los alimentos y como producto final se convierten en glucosa, que es la fuente de energía principal de las células. La glucosa pasa del intestino delgado al torrente sanguíneo y el páncreas se activa al momento en que el cuerpo consume alimentos. La insulina está encargada de llevar la glucosa a la célula y alimentarla con esta glucosa para que tenga energía.

Diabetes tipo 1: Cuando el páncreas no produce absolutamente nada de insulina, la glucosa no tiene la ayuda que proporciona la insulina para entrar a la célula y alimentarla, por lo que se queda circulando en el torrente sanguíneo. Las células se debilitan y el cuerpo comienza a intoxicarse con un reacción llamada cetoasidosis.

Diabetes tipo 2: Cuando la insulina es de mala calidad o no se produce suficiente, la célula no se alimenta adecuadamente y la glucosa (azúcar) se queda circulando por el torrente sanguíneo.

CÓMO PREVENIR LA DIABETES.

  • Hábitos saludables de alimentación
  • Ejercicio físico con regularidad (30 minutos diarios de ejercicio cardiovascular previamente aceptado por el médico).
  • Mantener el peso corporal dentro de los límites según nuestro género, edad, constitución y altura.
  • Buenos hábitos de descanso.
  • Realizarse análisis periódicos para prevenir enfermedades.
  • Control del estrés.
  • Actitud positiva.

Fuente: Asociación Mexicana de Diabetes (AMD). Visitado en agosto de 2014.

Contacto

5684-0021

Tlalpan 2582, Col. Emiliano Zapata México, D.F

contacto@laboratorioxotepingo.com